martes, 20 de noviembre de 2012

El madroño joven

son tan verdes las hojas que quedan
colgadas en el madroño del jardín
son tan hermosas

a su lado se suspenden delicados
para que el aire del sur juegue con ellos
a las maracas
los pendientes afrutados de sus fresas

se balancean y se entrechocan

son poquitas las que aun quedan
amarradas al leño de las ramas
ancladas al tronco del otoño
siendo tan joven

si tu pudieras verlo

la respuesta es tan cruel
que me impide sonreir por las mañanas

yo no se donde estás
yo se que estoy contigo

2 comentarios:

yes we can!! dijo...

Yo aún se donde está.Aquí a mi lado le oigo respirar, mientras pienso q seguramente será nuestro último año nuevo juntos.Imposible dormir, me duele el alma sin que aún se haya ido.He leído y llorado con cada uno de tus poemas.Yo también me pregunto que harán sus membrillos el próximo otoño, su orgullo.Incluso este año ha atado a estacas amorosamente cada rama para q no las partiese el peso. Imagino el horror de llamar y que me responda el silencio de su móvil. Silencio. ...escuchar ahora mismo su respiración me parece la más preciosa melodía, mi regalo de año nuevo, q no quiero perderme.Tu dolor lo siento mío, muy pronto será igual de intento. Q sentido tendrá aprender a vivir sin MÍ VIDA...su estanque, sus nenufares. ..que harán sus cosas sin el? Q haré yo? En este día especial no voy a desearte más que encuentres paz, será un comienzo.Un fuerte abrazo Isabel

Pez Ardilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.